Seguidores

viernes, 16 de julio de 2021

"La cuesta de la vida"


La vejez... es la antesala de lo inevitable, el último camino transitable
ante la duda... ¿qué vendrá después?...
La vejez... es todo el equipaje de mi vida,
dispuesto ante la puerta de salida
por la que no se puede ya volver.

La Vejez
Alberto Cortez

(He vuelto a subir esta foto, la subi hace años, pero he quería ir recuperando alguna entrada)

Estuve un rato observando a esta pareja y lo que me gustó, es la ayuda mutua sé que daban, debían quererse mucho.



miércoles, 30 de junio de 2021

Donde habita el agua (La Siberia Extremaña)

(Vuelvo a poner una entrada de de hace años, estoy publicando fotos del principio del blog, muchas gracias y feliz día)

Allí donde se pierde el horizonte parece nacer el cielo, cada día uno nuevo, distinto al anterior, algunos puede que parecidos, pero si estamos ojo avizor podremos percibirnos de que nunca ha habido dos cielos iguales sobre la Siberia extremeña. Paraíso aún sin mancillar, puede y debe hacer las delicias de fotógrafos y amantes de la naturaleza. Si en alguna persona confluyen estas dos pasiones, está de enhorabuena, cuando pise la Siberia puede que haya amor a primera vista, y que esas cursis mariposas revoleteen por su estómago durante tiempo.
En 1926 bajo la dictadura de Primo de Rivera, hubo en algunos medios una campaña a favor de esta comarca, queriendo limpiar su nombre y fama. En un principio el término Siberia aludía a algo peyorativo, atraso e incomunicación. Cuando se hablaba de Siberia, el imaginario popular se iba a esas tierras rusas, que si bien pocos habían visitado, la sola palabra evocaba una inhóspita soledad. De pueblos desperdigados y mal comunicados hablaban los comerciantes y visitantes de antaño. Pero estos pueblos lejos de sentirse ofendidos han adoptado el nombre como identidad propia y le han dado su apellido, la Siberia extremeña, ni mejor ni peor que la de Rusia, pero diferente y con personalidad propia, la que le confieren sus paisajes aún por descubrir y una naturaleza sin quebrar. Todo ello bajo el manto de unos cielos únicos que se suceden unos a otros tras cada día, cuando es su turno, pactado entre Cronos y Gaia.


viernes, 28 de mayo de 2021

Viendo la vida pasar


Cuando llega el buen tiempo en Madrid, tres amigas dígamos que maduras, cansadas de languidecer frente al televisor, deciden dejar por una tarde el familiar espacio de sus salas de estar y su cercano barrio. Acuden al centro de Madrid con la ilusión de unas colegialas que acaban de terminar el curso. Nada más salir de la boca de metro de Sol, toman asiento en la terraza de un local cercano, no han terminado de sentarse cuando ya ha llegado el camarero, un joven latino y cinceño que amablemente les pregunta que desea, una de ellas las más decidida y bromista responde con guasa al camarero que si le dijese de veras que es lo que deseaba se asustaría, el chico se ruboriza y entra presto en el local a por las consumiciones. Mientras toman unos refrescos sin ninguna prisa, comentan todo lo que ven a su alrededor, llama su atención como se visten las chicas jóvenes, las miran y recuerdan sus años mozos, de como cualquier tiempo pasado parece mejor, sin dinero y algunas miserias, pero con las inconsciente alegría de la juventud, donde la vida parece no tener fin, ahora en este momento, viendo la vida pasar, todo cobra otro significado. Esa tarde la puerta del Sol es un hervidero, una fiesta a la que no han sido invitadas, pero se han colado, se dejan las bebidas a medio terminar, se levantan con brío y se pierden entre la gente.



(Hace tiempo hice esta misma entrada, voy recuperando entradas antiguas, este año no he tenido tanto tiempo de hacer fotos). Buen fin de semana.




sábado, 22 de mayo de 2021

Bares que lugares para conversar.


La conversación se caldea
con granizados de amor;
y se alarga,
y trasnocha entre grados,
altos grados de palabras.
Y donde la sed
y el hambre de miradas
conviven insatisfechas:
escuchar,
traspasar un cristal,
y su iris se desempaña.

Arantza Álava.






sábado, 15 de mayo de 2021

"LIBERTAD"



LIBERTAD

Es arena sin relojes,
se revuelca entre olas;
los miedos
y reveses que la enturbian
hibernan bajo la espuma.
Es agua sin nubes,
se caldea entre soles;
las manos
y páginas que la nutren
veranean aderezadas con sal.
La arena,
el agua…
todo es libertad.

Arantza Álava









martes, 27 de abril de 2021

Vacunados contra el dolor.


Solo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.
Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

León Gieco





viernes, 16 de abril de 2021

"ROJO RESURGIR"


“Me dijeron:

- O te subes al carro

o tendrás que empujarlo.

Ni me subí ni lo empujé.

Me senté en la cuneta

y alrededor de mí,

a su debido tiempo,

brotaron las amapolas ”.

Gloria Fuertes poetisa española 1917 - 1998

(Vuelvo a recupera fotos de entradas antiguas, tendre que revisar los discos duros, el año pasado fue muy malo para hacer fotos y este va por el mismo camino. Feliz fin de semana y cuidaros mucho)



viernes, 9 de abril de 2021

REFLEJOS


El agua refleja piel árida,

labios agrietados,

nubes en los ojos.

Los años que quedan

son islas,

piedras firmes que alcanzar

sin caer en el lodazal

de la ceguera.

El agua amanece en el cielo

sin salpicar la noche.

Arantza Álava

(Estoy recuperando entradas que hice hace tiempo, este año esta flojo de fotos, perdonar si no entro en vuestros blog con la asiduidad que yo quiero, pero es por falta de tiempo).
Feliz fin de semana.





miércoles, 24 de marzo de 2021

Bruma


Pero ahora brumas soy
Y hay tanta densidad
Que no puedo ver de ti más que un extraño movimiento
Que aún no se si es despedida
Y le sonrío a la silueta de un recuerdo

Santi Balmes (Canción de bruma)

(Siento no poder visitar más vuestros blog, es por falta de tiempo)









jueves, 11 de marzo de 2021

LA NIEVE ACELERA MI CORAZÓN


Y dejas atrás copos negros,

grises,

incoloros;

y aparecen otros

cuadrados y rojos

dibujando huellas heridas. 

Y en busca de copos felices,

en vez de hacía el suelo,

nievas hacia el frente,

y redondeas

y aclaras tus pasos.

 

@arantza.alava






lunes, 1 de marzo de 2021

Los ojos viven en las pantallas

Invisible. Desde niña sueño con ser invisible, con estar en un lugar donde lo vea todo y nadie me vea. Y hoy…

Estación de Atocha. Me siento al lado de un chico de rasgos orientales y le digo buenas tardes. Enfrascado en su móvil, ni mira ni contesta. A los cinco minutos, se va sin despedirse. Me levanto y me siento al lado de un chico con gafas que mira hacia el costado como esperando a alguien. Carraspeo y le digo buenas tardes. Silencio, roto por las ruedas de una maleta y por la megafonía anunciando la salida de un tren. Se pone a trastear en su móvil y yo cojo el mío. Con cuidado —¿para que no se dé cuenta?— hago una foto a otro chico sentado frente a mí. Me cambio de asiento y voy a su lado. Otro buenas tardes sin respuesta. Entro en Instagram y publico la foto que acabo de hacer, con una frase: los ojos de las personas viven en las pantallas. Miro de reojo y me doy cuenta de que en su teléfono aparece mi entrada. Da un like. Después me llega un comentario que dice: muy contento de que una chica tan guapa se haya fijado en mí. Le contesto que gracias y empezamos a mandarnos mensajes, a dónde vas, de dónde vienes… Así un cuarto de hora, hasta que le envío dos emoticonos, el de un tren y el de una mano despidiéndose. Me escribe que ha sido un placer y que, si quiero, quedamos otro día para charlar. Con un hilo de voz le digo hasta mañana. Su respuesta vibra entre mis manos, ok, hasta mañana, y muchos corazones. Mis ojos se quedan en la pantalla de @siempreconectado y los suyos en la mía. 

Invisible. Desde niña sueño con ser invisible, con estar en un lugar donde lo vea todo y nadie me vea. Y hoy… 

Estación de Atocha. Casi lo consigo.

Texto: Arantza Alava