Seguidores

lunes, 1 de marzo de 2021

Los ojos viven en las pantallas

Invisible. Desde niña sueño con ser invisible, con estar en un lugar donde lo vea todo y nadie me vea. Y hoy…

Estación de Atocha. Me siento al lado de un chico de rasgos orientales y le digo buenas tardes. Enfrascado en su móvil, ni mira ni contesta. A los cinco minutos, se va sin despedirse. Me levanto y me siento al lado de un chico con gafas que mira hacia el costado como esperando a alguien. Carraspeo y le digo buenas tardes. Silencio, roto por las ruedas de una maleta y por la megafonía anunciando la salida de un tren. Se pone a trastear en su móvil y yo cojo el mío. Con cuidado —¿para que no se dé cuenta?— hago una foto a otro chico sentado frente a mí. Me cambio de asiento y voy a su lado. Otro buenas tardes sin respuesta. Entro en Instagram y publico la foto que acabo de hacer, con una frase: los ojos de las personas viven en las pantallas. Miro de reojo y me doy cuenta de que en su teléfono aparece mi entrada. Da un like. Después me llega un comentario que dice: muy contento de que una chica tan guapa se haya fijado en mí. Le contesto que gracias y empezamos a mandarnos mensajes, a dónde vas, de dónde vienes… Así un cuarto de hora, hasta que le envío dos emoticonos, el de un tren y el de una mano despidiéndose. Me escribe que ha sido un placer y que, si quiero, quedamos otro día para charlar. Con un hilo de voz le digo hasta mañana. Su respuesta vibra entre mis manos, ok, hasta mañana, y muchos corazones. Mis ojos se quedan en la pantalla de @siempreconectado y los suyos en la mía. 

Invisible. Desde niña sueño con ser invisible, con estar en un lugar donde lo vea todo y nadie me vea. Y hoy… 

Estación de Atocha. Casi lo consigo.

Texto: Arantza Alava






38 comentarios:

  1. Hola ANA!
    Belissimas fotos de Atocha!
    Um dia te vais tornar invisível e farás as fotos impossíveis!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato perfectamente documentado con dos magníficas fotos que supongo no son actuales, pues no se ve ni una mascarilla.
    Un fuerte abrazo Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep son del año 2019 pronto empezo de lo esta maldita pandemia.

      Eliminar
    2. Ana, me ha encantado esta entrada. Fotos y relato forman un todo inseparable.
      Buen trabajo.

      Eliminar
  3. Unas excelentes fotografías que, en conjunción con el texto, conforman una entrada singular.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy de acuerdo en que el texto es muy bueno. Gracias Miguel.

      Eliminar
  4. Buen post , me ha encantado, lo malo es que es así de triste la situación. En fin tendrá que ser así, pero...

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
  5. El texto es estupendo y relata de maravilla la nueva forma de comunicación, las fotos son muy buenas y parecen estar hechas ad hoc.
    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  6. The man who has become invisible has a military backpack. :)

    ResponderEliminar
  7. Magnificas escenas de la vida cotidiana... Me uno a tu peticion de que la pandemia acabe...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ja,ja,jaaaa buen relato amiga Ana. Vivimos en un mundo que todo se basa en una pantalla y dedos que se deslizan.
    Las fotos son magnificas de bellas e interesantes capturas.
    Un abrazo y buen mes de marzo.

    ResponderEliminar
  9. me gustan tus textos y tus imágenes son fenomenales
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  10. Es lo que hay, Ana. Unas tomas muy oportunas y llenas de actualidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pues Ana, describes una situación real y triste en estos días. Vivimos encadenados a la tecnología y somos reacios para relacionarnos con el mundo real. Cada vez me alegro más de no vivir en una ciudad grande y al menos conservar el contacto con quien me rodea. Será por la edad, no soy de likes. Soy de bueno días, buenas tardes y buenas noches.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uo tampoco soy de Like, soy más de hola, buenas, tardes ¿que tal, pero en este mundo cada vez impera más el like.

      Eliminar
  12. Así es Ana. La vida c va pasando por delante de nuestros ojos y los ojos de los otros ni nos ven.
    Buen martes. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. You wrote a beautiful story that resonated with me. I want to be invisible almost all the time.
    Excellent moments and excellent photographs of face down generation.
    A warm hug.

    ResponderEliminar
  14. No deja de asombrarme la rapidez en que todo se hace visible en las redes. Me gusta mucho tu relato, es original y escueto y me parecen geniales estas perspectivas que tan bien lo ilustran.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Unas imágenes con mucha profundidad y color. Me gustan. El relato, genial.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  16. Eu por enquanto evito ter um telefone assim... e não sinto a menor das faltas... Não preciso de algo que me absorva a atenção continuamente... nem quero... quero ter o prazer supremo de andar no exterior... e sentir que o meu olhar e pensamentos, vão muito além de um qualquer ecrã... olhar o vazio... pode ser bem mais relaxante e saudável, do que estar a ser constantemente bombardeado com estímulos... que por vezes, não fazem nada por nós, a não ser roubar-nos paz de espírito... e tempo!
    Adorei as fabulosas imagens, e o muito pertinente texto, que as acompanhou... e que as complementou na perfeição!
    Beijinhos! Continuação de uma boa semana, estimando que tudo esteja bem, aí desse lado!
    Ana

    ResponderEliminar
  17. Impresionante el texto y las fotos que has tomado.Hace ya tiempo que no voy por esta estación, el mismo tiempo que no visito madrid.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Estamos demasiado condicionados por la tecnología y somos rehenes de ella y de vez en cuando se necesita desconectar para cuidar la salud mental. Tus fotos son muy elocuentes.

    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  19. ¿Esos asientos hay en la terminal de Atocha?
    Cuanta envidia.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  20. Excelente post... Estamos un poco más para allá que pa, ca...😂 Que tengas un buen día..

    ResponderEliminar
  21. Buenas fotos y buen texto, pero desgraciadamente muy triste y real como la vida.
    Prometo que si algún día coincidimos en la estación contestar a tu saludo y guardar el teléfono.

    ResponderEliminar
  22. Un precioso post , las fotos son impresionantes pero con esa maravilla de texto las hace mas potentes.

    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  23. Olá , Ana!
    Eu faço questão de não andar com o telefone sempre atrás!
    E exijo respeito.
    Se me falarem, que me olhem nos olhos!
    Mas, o mundo infelizmente adormeceu olhando para as telas dos telemóveis.
    A invisibilidade permanece agora na mente de todos os níveis etários.
    Que venham dias melhores!
    Um grande beijinho colorido!
    Megy Maia🌺💜🌺

    ResponderEliminar
  24. Pero es que además también el móvil procura cierta invisibilidad al fotógrafo, esa invisibilidad soñada de poder fotografiar directamente desde el ojo sin mediación tecnológica: sin llegar a tanto el móvil me ha permitido hacer infinidad de fotos que de otro modo no me hubiera atrevido. Su pantalla es también, y quizás antes que nada, un lugar tras el que ocultarse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Excelentes momentos captados, excelente tambien el texto que acompaña a las imagenes y que razón tiene, viven inmersos en sus mundos virtuales reducidos a las pocas pulgadas de las pantallas del móvil,saludos.

    ResponderEliminar
  26. Muy bonita entrada, Ana. La situación que describen tus imágenes, a mi me causan tristeza, de hecho lo comentaba con mi esposa en un restaurante el fin de semana pasada, donde solamente habían ocupadas dos mesas, la nuestra y otra con un matrimonio y dos hijas que no llegaban a los diez años de edad, y todos con su móvil en mano, y solamente les vi hablar entre ellos cuando llego el camarero a tomar nota y les preguntó la madre a las niñas que querían comer, el resto del tiempo todos callados. Triste ¿verdad?.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Así es como vivimos últimamente, y quizá esta situación se acentúe en las ciudades. En los pueblos, sobre todo en los pequeños, puede que aún haya esperanza de vivir con la cabeza alta.
    Un saludo Ana.
    Cuídate.

    ResponderEliminar
  28. Tu relato es tan real, tan real, que asusta. Lamentablemente vivimos en un mundo en donde es mas simple la comunicación por medio de una red que personal. Tendríamos que hacernos muchas preguntas al respecto y no se si encontraríamos las respuestas.. Creo que efectivamente ..Casi lo logras..Ana despues de tanto..finalmente fuiste invisible..
    Tus fotos ..fabulosas ..no se que destaco mas.. foto/relato/ ambos complementándose espectacularmente.
    dejo mi abrazo grande.. Gran dia de la mujer y a seguir creando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón asusta, el relato es de una gran escritora https://www.instagram.com/arantza.alava/ (Arantza Alava). Gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  29. Genial has captado esos momentos, la gente y sus mundos... Besos

    ResponderEliminar
  30. Así es y no solo en las estaciones de tren...

    ResponderEliminar
  31. Un bellissimo testo caro Ana, come tutto quello che scrivi, mi piace molto il contesto che hai creato con queste immagini. Ti mando un abbraccio.

    ResponderEliminar