Seguidores

jueves, 21 de mayo de 2015

LA MARIONETA

Si por un instante Dios se olvidara
de que soy una marioneta de trapo
y me regalara un trozo de vida,
posiblemente no diría todo lo que pienso,
pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen,
sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más,
entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos,
perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen,
Despertaría cuando los demás duermen.
Escucharía cuando los demás hablan,
y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate.
Si Dios me obsequiara un trozo de vida,
Vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol,
dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón,
escribiría mi odio sobre hielo,
y esperaría a que saliera el sol.
Pintaría con un sueño de Van Gogh
sobre las estrellas un poema de Benedetti,
y una canción de Serrat sería la serenata
que les ofrecería a la luna.
Regaría con lágrimas las rosas,
para sentir el dolor de sus espinas,
y el encarnado beso de sus pétalo...
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida...
No dejaría pasar un solo día
sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos
y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están,
al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen,
sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas,
pero le dejaría que él solo aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría que la muerte
no llega con la vejez sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres
He aprendido que todo el mundo quiere vivir
en la cima de la montaña,
Sin saber que la verdadera felicidad está
en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido
aprieta con su pequeño puño,
por vez primera, el dedo de su padre,
lo tiene atrapado por siempre.
He aprendido que un hombre
sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo,
cuando ha de ayudarle a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes,
pero realmente de mucho no habrán de servir,
porque cuando me guarden dentro de esa maleta,
infelizmente me estaré muriendo.
Gabriel García Márquez





27 comentarios:

  1. Un modo de expresión a tener en cuenta. Estas marionetas a veces transmiten mucho más y de mejor modo que algunas personas.Preciso trabajo Ana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Grande Gabo!!.. la primera me parece fantastica Ana.. Es como si realmente estuviese ensimismado en sus escritos,casi,casi humano...Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Gran texto, enormes fotos!
    Un fuerte abrazo Ana

    ResponderEliminar
  4. Se complementan de tal manera las fotos con el texto que me parece sencillamente "magnífico" otro buen trabajo como no podía ser de otra manera Ana, un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  5. Geniales!! Son tremendas las dos Ana, me encantan!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. que soberbia entrada amiga Ana Manotas Cascos, me suena el poema...pero me ha encantado reelerlo....las fotos son increibles que bien juegan con los versos..un abrazo..siempre un placer seguirte..

    ResponderEliminar
  7. Un gran trabajo, como nos tienes acostumbrados. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. Ana Muy bueno mi felicitaciones gracias por su visita Saludos

    ResponderEliminar
  9. La primera me parece fantásica, especialmente por el buen control de la luz.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  10. Muy bello como las has captado... De las palabras de Gabo, que vamos a decir...

    Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  11. Y dónde te has metido, en algún taller de marionetas, es como si hubieras estado con Gepeto.

    Me encanta la atmósfera que le has dado y parecen que en cualquier momento van a cobrar vida, como Pinocho.

    Buen finde, Ana.

    ResponderEliminar
  12. Duas excelentes fotos com uma qualidade e cores surpreendente!
    Abrazo.
    Rui

    ResponderEliminar
  13. El texto es precioso. Muy acertado para tus fotografías. La segunda me gusta una mijina más y si no tuviese ese vaso con cucharas y tenedores me gustaría más todavía, aunque por lo menos así me hago la idea de la proporción de la marioneta.
    Bss.

    ResponderEliminar
  14. Fabulosa conjunción entre texto y fotos. Y que preciosidad de fotos. Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  15. Espléndida esa primera, jo, me veo casi igual.

    ResponderEliminar
  16. El texto como bien dices es un poco largo pero yo lo he leído ya un par de veces por que es genial y mucho mas acompañando estas dos magníficas imágenes que aportas, de las cuales destacaria la luminosidad de las mismas así como las calidez en los tonos de color.
    Muy buena entrada la de estas marionetas.
    Un abrazo !!
    Cuida´t !!

    ResponderEliminar
  17. Un texto precioso, como él valoraría la vida si la tuviese, cuando nosotros alguna vez no nos paramos a pensar y valorar lo que tenemos,
    me encantan las fotografías, y la luz que tienen.
    Saludos
    .

    ResponderEliminar
  18. Una entrada muy original por el motivo fotografiado, me gusta mucho este trabajo Ana, saludos.

    ResponderEliminar
  19. El texto de uno de los grandes es muy bueno tambien.

    ResponderEliminar
  20. Me ha emocionado el texto...
    Excelente la manera de mostrarnos las marionetas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Las dos imágenes de las marionetas son hermosas pero algo me llama en la primera. El texto, precioso. Abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  22. Una entrada muy original,hacia tiempo que no veía una marioneta, y tu la has sacado genial!!

    ResponderEliminar
  23. Me gustan las dos imágenes. Pero la primera junto con tan magnífico texto ha cobrado vida.

    Enhorabuena Ana. Un beso

    ResponderEliminar
  24. Un gran texto sobradamente conocido para los que admiramos la obra de tan gran escritor. Quiero recordar que también he incluido este texto en una antigua publicación sobre el Museo del Títere de Cádiz.

    Las dos tomas fotográficas son fantásticas.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pensaba que había comentado esta entrada...pero no, otra vez me quedé ensimismado admirándolas y se me olvidó comentar, jajajaaaa!!! Son buenísimas, la primera me parece exageradamente buena, felicidades!!!

    Un fuerte abrazo, Ana!!! ;)

    ResponderEliminar