Seguidores

viernes, 15 de marzo de 2013

El duende providencial


 
     Quería dedicar la entrada a nuestro amigo Jesús Chueca, por su simpatía, por su buen humor y porqué siempre me hace reír.


     A veces cuando lo que entendemos por suerte nos da la espalda, a la providencia nos topamos de frente, eso sí disfrazada para que no la reconozcamos. Jesús Chueca, viajaba al volante de su coche, era un día de primavera de tiempo cambiante y él se afanaba en cumplir con su ajustada agenda de clientes en el tiempo adecuado, miraba de reojo de vez en cuando su reloj de pulsera y pensaba que iba a ser un día agitado.  A su lado, llevaba siempre bien resguardada en su bolsa, a su fiel cámara, juntos Jesús y la cámara, como Quijote y Sancho campaban por España, no desfaciendo entuertos, pero si haciendo fotos, en busca de cazar la luz. Aquel era perfecto para hacer fotos, pero el trabajo apremia. De repente el coche se para, Jesús se para en la cuneta, echa un vistazo al motor y no ve nada raro, pero el coche no arranca, da a la llave, acelera con suavidad y nada. Vienen a su memoria las historias de duendes que escuchó en la infancia, ríe para sí, se tranquiliza y saca su cámara. Por unos instantes se olvida del trabajo, se siente más Quijote, mira, encuadra y dispara, es feliz, se siente satisfecho, el aire del exterior le ha sentado bien, es un día muy agradable. Vuelve a ver el motor, todo igual nada extraño. Sube al coche y mueve la llave, el coche arranca, parece que hasta con un sonido diferente. 

-Benditos duendes. Dice para si Jesús.



Texto: Pedro Maximiano Cascos
Foto:   Ana Manotas Cascos



51 comentarios:

  1. Qué cielo tan hermoso, y qué bien lo has captado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un bello texto y una bella entrada para alguien que se lo merece con creces. No hace falta nada mas ya que tu lo dices todo Ana, un abrazo para ti y otro para Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, Seva no sé si se lo merece, es un poco chinchorrero.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una fotografía grandiosa! Un simpático homenaje para Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Está claro: el coche le estaba avisando para que no se le pasase el hacer la fotografía...
    Mereció la pena, no??
    Sobre todo si después arrancó y no hubo mas. (yo de todas formas le echaría un vistazo a ese coche, por su acaso...)
    Un abrazo Ana,

    ResponderEliminar
  5. ¡Casi se salen las nubes de la imagen! Casi, casi se pueden tocar. Es una imagen preciosa y el texto no se queda atrás. Besos, Ana.

    ResponderEliminar
  6. la foto es
    una maravilla Ana.
    A veces parar el motor nos ayuda a disfrutar de todo lo que nos rodea.

    ResponderEliminar
  7. IMAGEN BELLISIMA EN CONTRASTES.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  8. Bello contraste entre ese verde suave y tranquilo del trigo y el dramatismo del cielo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. La foto una maravilla de las que a Jesús le encantan .
    La historia totalmente adecuada para Jesús. El se lo merece buen fotógrafo y excelente persona.
    Un abrazo a tres bandas.

    ResponderEliminar
  10. Cuanto tiempo. La espera a merecido la pena. Me encanta,

    ResponderEliminar
  11. Que paz y tranquilidad que da el lugar!Me encata el verde del campo y espectacular el cielo con esas nubes. Muy buena foto Ana! En cuanto al texto....todos tenemos un duende que nos protege.

    Un abrazo,Ana!!!


    http://elmeubagul.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  12. Esta foto es una prueba más de que un motivo sencillo puede ser objeto de una imágen fantástica. A veces es bueno parar el motor, pero creo que Jesús ya lo sabía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Excelente, espectacular y atractiva toma.
    Esa luz es impresionante y sin duda el amigo Chueca estará más que satisfecho admirándola mientras llega la grua.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana, el Chueca es mucho Chueca, navarro que es él.
    Bien merecida que tiene la dedicatoria.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Y todo fue a ocurrir en una hermosa tarde y con cielo digno de dos objetivos super.
    He disfrutado con el texto y de la imagen un montón,Ana.
    Me alegro que se la hayas dedicado a Jesús, un gran tipo, te lo digo yo.La disfrutá, fijo.
    La luz que buscáis y has sabido plasmar con tu objetivo es genial,impresionante.

    Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Me dan ganas de echar unas carreras, precioso paisaje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Pero que traviesos son esos duendes, Ana.
    Grandioso homenaje.
    La foto es una de las que más de gustan de tu blog, tiene una luz increible. Ese cielo es todo un espectáculo, y los verdes una auténtica maravilla.
    El formato panorámico le sienta muy, pero que muy bien.
    Ehorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Prespectiva y colores preciosos!!!!!!!!!! muy buen fin de semana!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Ese arbol florecido le da el plus a semejante cielazo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Impresionante la luz y el color, además de una bella composición con esos dos árboles sobre esa alfombra verde y bajo un cielo espectacular. Y si, los duendes en ocasiones nos ayudan para que olvidemos momentaneamente nuestras obligaciones y disfrutemos de aquello que nos ofrece la vida. Abrazos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  21. Bonito homenaje a nuestro querido amigo Chueca. Como le conoces, Ana...La foto, un auténtico espectáculo, un lujo visual que nos regalas. Abrazos Ana.

    ResponderEliminar
  22. Una dedicatoria casi obligada, se hace querer el Chueca, un tipo entrañable y que siempre está ahí, para todos y para todo, incansable.

    Me gusta el texto, se nota que lo conocéis y la foto, acorde con ese aire de viajar.

    Abrazos a los tres.

    ResponderEliminar
  23. ...espectacular fotografía!
    Entrañable homenaje a nuestro amigo Checa... acertadísimo el texto!.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  24. Hay momentos que hay que vivirlos y emocionarse con ellos.
    Esta foto anima a seguir caminando y buscando la belleza que se nos esconde en nuestro día a día.
    Gracias por compartirla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. una toma con una grande fuerza. los colores del cielo son estupendos!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Profundidad, encuadre, perspectiva, color.....no se pude pedir más; enhorabuena por esta foto.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  27. Me gusta la entrada y merecida la dedicatoria (peloteando al Chueca jaja). Un paisaje precioso con esas luces reflejadas en las nubes que hacen parar a petición de los duendes o no.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Que dedicatoria tan bonita, el Chueca estará ma´s contento que unas pascuas!!!
    Niñaaaaaaaaaaa...que fotón!!!

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. Buena dedicatoria, extraordinario el texto (ya suele ser habitual) y mejor fotografía. Increíble ese cielo
    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  30. Lo que se ve en el horizonte, es la polvareda que levanto Chueca, por el asunto de los duendes? pues es de lujo. Que fotón. Bsos.

    ResponderEliminar
  31. Muy bonita toma acompañada de un buen texto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Bonita dedicatoria y bien merecida. Cuanto agradeceriamos muchas veces que las maquinas tuvieran duendes y se apagaran por un momento, para poder disfrutar mucho más de lo que tenemos alrededor.
    Preciosa fotografia, la luz y las tonalidades son buenisimas.
    SAludos.

    ResponderEliminar

  33. Un hermoso cielo incendiado, una gran foto que lo capta al detalle... y texto de regalo para Jesus Checa, un gran tio, dentro de este mundo tan virtual pero real. Felicidades a los dos.

    · un beso

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  34. Hola Ana. Que suerte tener un coche fantástico para que no se le pasara esa maravilla de momento de la luz. Muy buena la toma y el texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Que preciosidad de atardecer. Magnifica dedicatoria al Chueca al que seguro que le ha encantado también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. ¡¡ESPECTACULAR¡¡ Y ENTRAÑABLE HOMENAJE A JESUS CHECA...Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. uFFFFFF Una maravillaaaaaaaaa...¡Preciosa! de verdad, un sueño de captura...para cuadro sin duda...Un cielo y unos colores perfectos...Muy buena...muy buena

    Lo único malo que tiene es la dedicación jajajaja...¡Qué es bromitaa!:-)

    Un abrazote enorme

    Noemí

    ResponderEliminar
  38. Bueno, pues no se muy bien como pero no aparezco por aquí más que en la propia entrada y en algunos de los comentarios tan amables que han dejado algunos-as ...:-))))))))
    Imperdonable, si ... lo se. Habrá que solucionarlo hoy mejor que mañana.
    Ana/Pedro, Pedro/Ana ... chapeau. El Chueca está que no cabe en si. Si bueno es el texto, la fotografía más aún. Que yo conocía de mundo face y que se la razón de la dedicatoria de la fotografía. Lo recuerdo.
    Que muchas gracias Ana, que yo también te aprecio mucho, lo sabes, verdad ? Aunque estemos todo el rato como el perro y el gato ... jajaja Son esas cosas que nos hacen sentirnos vivos ... jajaja
    Me pongo de pie, me quito el sombrero y les felicito a ambos Srs. Cascos. Buen tandem formáis.
    Y por supuesto muchas gracias a los que os habéis pasado y me habéis engordado hasta límites insospechados.
    Abrazos a repartir entre todos.
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  39. Chicos, pero que geniales sois!!!! Ana, la foto es una lujuria de verdes y luces, el texto te hace soñar! y el señor Chueca...creo que voy a programar una visita a Pamplona para darle todos nuestros abrazos. Un inmenso abrazo a los tres, me siento muy afortunada al teneros entre mis amigos. Besotes Marisol.

    ResponderEliminar
  40. Preciosa sin duda, veo que te manejas bien en todos los terrenos, en la naturaleza en general, bosques, campos, macro, pueblos, fotografía urbana y rural, en fin, una maravilla de fotos y lo mismo digo de los textos que en su mayoría veo que deben de ser de algún familiar. Familia de artístas sin duda.

    ResponderEliminar
  41. Quien saba... quizás todos llevemos algún duende que en algún momento nos hace parar para que nos demos cuenta de lo que nos rodea y lo podamos disfrutar, ya sea con una cámara o la simple mirada....
    Bonito texto y preciosa foto.
    Bss.

    ResponderEliminar
  42. Si es que Jesus es especial. Los duendes le acompañan. Todo le sale bien.
    Besos a los dos

    ResponderEliminar
  43. Buenos días y qué facilidad para captar esos cielos y esos paisajes tan maravillosos. Enhorabuena ,eres un referente para mí. Besos

    ResponderEliminar
  44. ¡Que bonito texto para acompañar muy buena imagen!
    Por un momento me he trasladado a mis días de viajes por trabajo y mi cámara de compañera!

    ResponderEliminar